Consejos sobre cortinascortinas blancas

Clásico entre los clásicos, el color blanco es un referente indiscutible en decoración tradicional. Pero, es que es un elemento igual de imprescindible en los estilos más vanguardistas y modernos. ¡Vamos que encaja siempre! Y es que, este es sólo un anticipo de los beneficios de tener cortinas blancas en tu hogar, como vas a comprobar.

Seguro que has barajado la opción de las cortinas blancas entre los cambios que das a tu vivienda con la llegada del buen tiempo. Una buena elección, sin duda. Ahora te vas a dar cuenta de que no es la única ocasión en la que recurrir a ellas es todo un acierto. Porque hay vida más allá de los vaporosos visillos de verano, utiliza el blanco para otras variantes: estores, paneles japoneses o tradicionales caídas. ¡No te arrepentirás!

Ventajas de las cortinas blancas

Hacemos este repaso de los beneficios que vas a disfrutar optando por poner cortinas blancas destacando que son válidos para cualquier estancia de tu casa. Dormitorios infantiles o principales, salones, habitaciones de trabajo o estudio, incluso cocinas son espacios en los que usarlas por estas razones:

  1. Son atemporales. Como adelantábamos en la introducción, las cortinas blancas son clásicas y son vanguardistas. Probablemente se pueden encontrar ejemplos de su uso en cualquier momento de la historia de la decoración y en cualquier punto del mundo. Se incorporan perfectamente a una habitación minimalista o proporcionan ese punto de equilibrio que se necesita en los espacios más barrocos. Desde luego, sirven como hilo conductor de estilos eclécticos o bohemios.
  2. Son versátiles. Insistimos, puedes plantearte colocarlas en dormitorios porque ayudan a crear ambientes relajados o en estudios ya que favorecen la concentración. En estancias de pequeñas dimensiones para crear sensación de amplitud o en cocinas porque se asocian a la limpieza e higiene.
  3. Aportan un plus de luminosidad. Las cortinas blancas no sólo dejan entrar la luz natural, sino que actúan como un filtro que irradia una tonalidad especialmente atractiva que resalta la belleza de todos los objetos y elementos de esa estancia. Si tienes una zona de tu casa que con piezas decorativas de las que estás especialmente orgullosa, no te lo pienses, decora las ventanas con blanco y tú misma comprobarás la diferencia.
  4. Se deterioran menos. Es probable que evites el color blanco porque tiene fama de ser difícil de mantener y más propenso a la suciedad. Pues, en el caso de las cortinas blancas te aseguramos que estás en un error. Piensa que uno de los principales culpables del deterioro de las cortinas son los rayos de sol. Esa decoloración que sufren otras tonalidades o los estampados es mucho más sutil en el caso del blanco.
  5. Fáciles de encontrar. En cualquier tejido o formato, las grandes marcas y las más económicas, todos los proveedores tienen en su catálogo cortinas blancas.

Tampoco se trata de limitarte sólo a esta opción. De hecho, otra de sus cualidades es lo bien que combina con todo. Queda claro, al repasar los beneficios de tener cortinas blancas en tu hogar, que es una elección que te va a dar mucho juego. ¡Tú decides cuánto!